miércoles, 27 de mayo de 2020

Desde el lugar donde habitan las letras (3) Lo bello y lo triste de Yasunari Kawabata




LO BELLO Y LO TRISTE. YASUNARI KAWABATA

Me gustaría comentar muchos aspectos de este libro. En principio, me ha encantado la forma en que está escrito. En unas doscientas páginas, Yasumari Kawabata, primer japonés al que se le concedió el Premio Nobel de Literatura (1968), crea en lo que sería su última novela, Lo bello y lo triste (1965), un argumento potente que va desarrollando de una manera hermosa. Con una habilidad especial nos muestra el interior humano, en la psicología de los personajes. Con sencillez y naturalidad va introduciéndonos en las situaciones y los hechos que plantea en la novela.  Los diálogos son también un acierto; tienen una gran importancia, pues con ellos no hace falta narrar acontecimientos, ya que directamente abordan cuestiones de los personajes y del argumento.  En la trama, el pasado nos va llegando a la vez con la acción del presente, en el que se recuerda y se habla de él, y es la consecuencia de ese pasado dramático, que arrastran los personajes y que no lo olvidan. Por eso, en la novela hay temas con mucha fuerza: dolor, pasión, venganza, celos…  y se expresan sentimientos muy intensos. Pero este libro tiene las dos caras, lo bello y lo triste, como dice su propio título, una dualidad real de la vida. Lo hermoso y lo trágico, el amor y el odio, la juventud y la vejez… a veces, ni siquiera como extrema dualidad sino exponiendo las diferencias y variaciones de visión y de situación. Por una parte, el amor, la ternura, la sensualidad, el erotismo, la belleza personal y la de la naturaleza. Ésta se encuentra muy presente en toda la narración y la describe de una forma preciosa y magistral, que llega a los sentidos y conecta con los estados de ánimo. Además, va intercalando monumentos, lugares, costumbres, festividades, rituales y pequeñas historias de la cultura japonesa. Todo esto contribuye a restar dolor y dramatismo a la otra parte: la tristeza de los hechos que se narran.
En cuanto a los personajes, no son personajes planos, incluso sus dualidades, a mi manera de ver, los hacen más reales, porque podemos ser “buenos” y “malos” en nuestro comportamiento, en el presente y a lo largo de nuestra vida. El protagonista es un hombre, Oki, pero son las mujeres (Otoko, Keiko y Fumiko) las verdaderas protagonistas, porque Kawabata ha expresado con ellas la complejidad del comportamiento humano y lo que podemos llegar a hacer. Estas mujeres son personajes llenos, complejos y atrayentes, bien trazados y elaborados por el autor.
En la novela, son muchas las reflexiones directas o indirectas. En relación al tiempo, hay frases muy interesantes que nos hacen detenernos y pensar, como: “El tiempo y los ríos no corren para atrás”, “Tratar de asir la ocasión cuando ya pasó” o “El tiempo cósmico es igual para todos, pero el tiempo humano difiere con cada persona”. También se le da mucha importancia a los recuerdos, como momentos claves de nuestra vida que nos acompañan siempre y a los que les damos mucho valor. A veces, un simple olor, un determinado color, una expresión… nos trae recuerdos a nuestra mente.  Su complejidad hace que según pensemos en ellos, así lo sentiremos y así le daremos vida, actuando en consecuencia.
Otra de las cuestiones a comentar sería todo lo que aparece en la novela sobre el arte: la pintura y la escritura. Otoko y su discípula, Keiko, son pintoras. Oki, es escritor y su mujer es quien le pasa a máquina los manuscritos. Se habla de cuadros y libros, de los procesos de la pintura y de la escritura, de las experiencias personales a la hora de pintar y, sobre todo, al escribir. Estas reflexiones son cruciales en la narración: utilizar lo personal como tema de escritura, ya que Oki publica una novela sobre un episodio de su propia vida.
En mi opinión es un buen libro, moderno por cómo trata la relación afectiva entre dos mujeres, con un planteamiento duro y difícil pero real. Bien tratado y escrito con gran sensibilidad, lirismo y elegancia. Los diálogos tan directos y los personajes, me han recordado a Tokio Blues de Haruki Murakami, por lo que Kawabata es un escritor que ha marcado a la literatura japonesa.
El final de la novela me ha dejado con preguntas y con muchas ganas de comentarlo con otras personas para conocer sus opiniones. Lo bello y lo triste es uno de los libros que estamos leyendo en los clubes de lectura de la biblioteca y aunque seguimos en contacto enviando nuestros comentarios por correo electrónico y whatsApp, se echan de menos las reuniones y el poder compartir y discutir las diferentes interpretaciones de nuestras lecturas. Todo volverá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL MAPA DE LOS AFECTOS (ANA MERINO)

Me alegra que la obra El mapa de los afectos de Ana Merino haya tenido el Premio Nadal 2020. Con este premio son muchas las escritoras ...

Datos personales

Mi foto
La Biblioteca se encuentra situada en las dos últimas plantas del Centro Cultural Alfonso X El Sabio. Incluye : sala infantil, préstamo, hemeroteca, sala de consulta y administración y trabajos técnicos.