martes, 21 de septiembre de 2010

Novedades: "Felipe II" de LudWig Pfandl.

Trad., José Corts Grau. La personalidad del rey Felipe II muerto hace más de cinco siglos sigue seduciendo a españoles y extranjeros. Recientemente dos grandes historiadores, el español Ricardo de la Cierva y el británico Henry Kamen, han dedicado sendos libros a su figura y su obra. El emperador Carlos V ha tenido la fortuna de que en los últimos años su nombre se haya limpiado entre los españoles. Sin embargo, su hijo Felipe II sigue como pilar de la «leyenda negra»: déspota, severo, inculto, derrochador, insensible, ególatra# Todos los vicios se encierran en su persona, hasta que se conoce la realidad de su vida. Cartas así escribía Felipe II a sus virreyes y embajadores: «El pueblo no es para el Rey, sino, al contrario, el Rey para el pueblo. Su primero y principal deber consiste en trabajar y velar por el pueblo que se le confió, para que viva en paz y sosiego, en justicia y en orden, pues de ello habrá al cabo .de rendir cuentas el Rey» El hispanista alemán Ludwig Pfandl fue uno de los primeros europeos que desmontaron las mentiras de la propaganda protestante y antiespañola con documentos y datos. En esta biografía describe al primer monarca que gobernó sobre los cinco continentes, que gustaba de las bromas y escribía chistes en los márgenes de sus papeles privados y que estaba convencido de que se debía a su pueblo. Un rey que forjó una España que pervive hasta hoy, como se comprueba por los diferentes acentos de la lengua española que hablan los millones de visitantes de El Escorial.

En 92 PEL pfa

No hay comentarios:

Publicar un comentario